Turismo de compras: la asignatura pendiente del comercio español

El turista de fuera de la Unión Europea, especialmente los de nacionalidad china, es el que más gasta durante su estancia en nuestro país, por ello se han convertido en el objeto de deseo de los comerciantes, especialmente de aquello dedicados a la venta de productos de lujo. Sin embargo, los visitantes extracomunitarios gastaron casi diez veces más en París o Londres que en Madrid, ¿cuáles son las razones de esta desventaja?

turismo de comprasCon un ticket medio de compra de casi 1.400 euros, según datos de la consultora Global Blue, los visitantes chinos son los que más han incrementado su gasto en Madrid en el último año (un 30% más). Sin embargo, muchos de ellos regresan a sus países “frustrados” por haberse gastado menos de lo planeado, destaca Luis Llorca, Country Manager de Global Blue en España.

El turista chino incrementa su gasto en Madrid un 30% y alcanza un ticket medio de compra de casi 1.400 euros.

En definitiva, esta situación supone una oportunidad de venta perdida que no se puede dejar escapar y que sitúa a España a distancia de otras capitales europeas como Londres o París, ciudades donde el visitante extracomunitario invierte hasta 9,5 euros por cada euro que el turista de fuera deja en España.

Según Llorca, para tratar de superar las asignaturas pendientes de España en materia de turismo de compras es fundamental dirigirse al visitante adecuado. El directivo destaca que la mera puesta en marcha de una línea aérea entre Madrid y una ciudad extracomunitaria podría suponer una inyección de alrededor de 70 millones de euros al PIB y 370 empleos para la capital. Este impacto económico respondería al aumento en 25.000 compras en nuestros comercios, tantas como visitantes ávidos de shopping trae anualmente de media una línea aérea, según señalan desde Global Blue.

Otra de las medidas necesarias para atraer al visitante extracomunitario es la de facilitar los trámites relacionados con la documentación exigida para entrar en el país, así como la de digitalizar el proceso de validación del tax free. Este sistema que ya está activo en otros países mejoraría la experiencia del turista, ya que no tendría que usar papeles y se agilizaría la devolución del IVA de sus compras.

Además, captar al turista chino requiere de otro tipo de políticas de promoción diferentes a las empleadas con los turistas comunitarios. Tratar de atraer al visitante asiático a través del Museo del Prado o del jamón serrano no es efectivo. “Hay que diseñar paquetes turísticos customizados que incluyan lo que realmente quieren, que además de ir de compras puede ser ver al Real Madrid en el Bernabéu”, asegura Luis Llorca.

Pero el esfuerzo por atraer al turista oriental requiere también la implicación de comerciantes y hoteles, ya que los compradores asiáticos quieren que el personal de tienda se dirija a ellos en su idioma, que les ofrezca un trato personalizado de acuerdo a las normas de cortesía asiáticas tradicionales y que respete los códigos culturales chinos. Asimismo, la oferta hotelera debe ser del más alto nivel. El turista chino no tiene nada que ver con el low cost y busca hoteles de gran lujo, cuya oferta es escasa en nuestro país.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Sobre el autor:

ProfesionalRetail es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector de la distribución y la industria alimentaria. En nuestro portal le facilitaremos información práctica e imprescindible para impulsar su negocio.

Escribe un comentario

*