Solución para acabar con las devoluciones de productos usados

Checkpoint Systems presenta “Shark Tag”, un llamativo pin que se acopla a la parte delantera de cualquier prenda de ropa y que solo puede ser extraído cortándolo con unas tijeras.

Shark Tag

La práctica fraudulenta de devolver a la tienda prendas de ropa después de haberlas utilizado en una fiesta u otro acontecimiento tiene los días contados con “Shark Tag”

La vistosidad del pin hace que el comprador no pueda ocultarlo con la idea de utilizar la prenda para una ocasión especial y luego devolverla. Al contrario, esta solución solamente se puede retirar de forma irreversible tal y como indican las instrucciones impresas en el propio “Shark Tag”. En consecuencia, el retailer solo tendrá que aceptar devoluciones y reembolsar el importe total del artículo cuando el pin esté totalmente acoplado a la prenda en cuestión y no presente signos de manipulación.

Esta medida está especialmente dirigida a los minoristas de moda que venden ropa para ocasiones especiales –trajes, abrigos, vestidos y lencería–, tanto en tiendas físicas como a través de canales on-line. Para estos detallistas, las devoluciones fraudulentas son una de las acciones más perjudiciales para las ventas, además de originar desajustes de inventario.

“Gracias a esta solución que verifica que la prenda no ha sido estrenada y que no existe ningún fraude, los comerciantes pueden ofrecer al consumidor una política de devoluciones más amplia”, ha explicado David Pérez del Pino, director general de Checkpoint Systems en España y Portugal.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario

*