La seguridad sigue siendo uno de los principales talones de Aquiles del Ecommerce

Un estudio asegura que sólo el 29% de los consumidores online confía en la capacidad de las grandes compañías para mantener sus datos protegidos

Formas de pago en una tienda online: ¿qué prefiere el cliente?

Imposibilidad para probarse el producto antes de comprarlo, recepción de productos no todo lo rápida que sería deseable, dificultades con las devoluciones,… Estos son, a vuela pluma, los principales problemas que enumeraría un internauta si le pidiésemos que hiciese una lista de aquello que no le acaba de gustar a la hora de comprar por internet. Pero, si le pidiésemos que dijese sólo uno, ese sería, sin duda, la inseguridad que le genera desconocer qué suerte corren los datos que debe proporcionar a las empresas. La industria del retail europea lleva años trabajando para acabar con todas estas trabas, pero todavía queda mucho camino por recorrer, sobre todo en este último aspecto.

FireEye, compañía de seguridad informática, ha presentado un estudio de mercado que alerta de las cada vez más habituales sustracciones de datos personales y de su impacto en la confianza del cliente. El informe asegura que únicamente el 29% de las 5.500 personas encuestadas se fía de que las marcas que operan en internet sabrán proteger sus datos frente a la acción de terceras personas. Además, siete de cada diez consumidores se muestran más remisos en estos momentos a proporcionar datos confidenciales en sus compras online, en vista de los últimos incidentes ocurridos, lo que limita la capacidad de las compañías para ofrecer productos y servicios más personalizados.

Las empresas ya han empezado a sentir las consecuencias de esta creciente incertidumbre que rodea al Ecommerce: por un lado, la opinión sobre las firmas que venden en internet ha empeorado para un tercio de los participantes en el estudio. Por otra parte, el 73% de los encuestados asegura que no volvería a confiar en una marca online si descubriera que el robo de sus datos se debió a un fallo de seguridad de su web. Como afirma Josh Goldfarb, CTO–Emerging Technologies de FireEye, “tras una sustracción de datos, las organizaciones a menudo intentan recuperar la confianza de los clientes, pero el coste producido por los ataques (tanto a nivel económico como a nivel de pérdida de reputación) permanece durante mucho tiempo después del incidente”.

El informe añade que la desconfianza ha provocado que el cliente online sea cada vez más consciente y esté cada vez dispuesto a proteger sus datos, que priorice la seguridad sobre otras cuestiones a la hora de hacer sus compras por internet (según asegura el 51% de los encuestados) y que esté dispuesto a pagar más por un producto o servicio si la compañía que lo vende le ofrece mayor seguridad (en el 48% de los casos). “Las marcas deben concienciarse de que invertir en seguridad pueden suponer una ventaja competitiva“, concluye Goldfarb.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Distribución, eCommerce

Sobre el autor:

ProfesionalRetail es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector de la distribución y la industria alimentaria. En nuestro portal le facilitaremos información práctica e imprescindible para impulsar su negocio.

Escribe un comentario

*