Los centros comerciales podrían ahorrar hasta un 35% de su consumo energético

A pesar de que los centros comerciales son grandes consumidores de energía, no son tantos los que controlan la eficacia energética de sus instalaciones, según pone de manifiesto un estudio de Creara.

Centro comercial Ciudad Tres Cantos

La optimización de los parámetros de suministro energético ha permitido al C.C. Ciudad Tres Cantos ahorrar un 11% en su factura.

La ola de calor que ha sufrido España este verano ha disparado el consumo energético a cifras que no se daban desde el verano de 2011. Este máximo histórico afecta especialmente al gasto energético que se realiza en el sector retail, y más en concreto a los centros comerciales. Para este tipo de establecimientos, conseguir el confort térmico de sus clientes implica sobrecostes importantes durante los meses de calor, con aumentos en la factura mensual que rondan el 22%.

Ante esta situación, los expertos en gestión energética de la firma Creara destacan que “no son tantos los centros comerciales en España que cuentan con datos suficientes sobre su consumo energético o que hayan puesto en marcha un plan de eficiencia energética en sus instalaciones”. Un estudio basado en los datos obtenidos a través de 12 auditorías a centros comerciales de España y Portugal desvela que este tipo de establecimientos podría conseguir un ahorro potencial de entre un 20% y un 35% mediante la implantación de medidas de eficiencia energética. Estos ahorros podrían alcanzar entre los 48.000 euros y los 117.000 euros en función de las características del centro comercial, así como de su ubicación geográfica. Además, se conseguiría una reducción de las emisiones de CO2 de entre el 21% y el 37%.

Para Alejandro Morell, socio y director de la Oficina Técnica de Creara, los mayores ahorros se encuentran en la climatización, con un gran impacto en la refrigeración durante los meses de verano”. No obstante, el directivo también la contribución de la iluminación y sus efectos sobre la refrigeración. Las luminarias, y especialmente las incandescentes, generan calor, lo que contribuye a elevar la temperatura del local.

Por todo ello, el seguimiento y el control del consumo energético se plantea como una de las soluciones para mejorar la eficiencia energética de un centro, así como para corregir los desvíos y minimizar los costes energéticos mediante la negociación de precios con las compañías comercializadoras. Centros comerciales como el C.C. Ciudad Tres Cantos, ubicado en esta ciudad madrileña, y C.C. Plaza de las Provincias, en Fuenlabrada, han conseguido minimizar los costes energéticos en un 11% y un 24% respectivamente gracias a la optimización de los parámetros de suministro.

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: A fondo, Reportajes

Sobre el autor:

ProfesionalRetail es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector de la distribución y la industria alimentaria. En nuestro portal le facilitaremos información práctica e imprescindible para impulsar su negocio.

Escribe un comentario

*