Las empresas de distribución alimentaria, bajo la lupa del Ministerio de Agricultura

El 71% de los expedientes sancionadores tramitados por la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) desde septiembre de 2014 han recaído sobre compañías de dicho sector

 

alimentos frescos

En enero de 2014 el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente creaba la AICA, la Agencia de Información y Control Alimentarios, un organismo autónomo que opera como un sistema público de garantía de cumplimiento de la Ley 12/2013 de mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria. Gracias a esta legislación, España se convirtió en el primer país de la Unión Europea en promulgar una regulación específica para el sector, e inició un camino que luego han seguido los gobiernos de Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, Portugal, República Checa y Eslovaquia.

Desde su creación, la AICA ha realizado una importante labor de comprobación de las relaciones comerciales de los principales actores del sector alimentario, merced a la puesta en marcha de dos Planes de Control e Inspección de Actuaciones. El primero se prolongó de septiembre de 2014 a junio de 2015, y el segundo comenzó en julio del año pasado y todavía está en marcha. Sumando los datos del primer plan y los del segundo (hasta el 31 de marzo de este año), la Agencia ha promovido 1.287 inspecciones, en las que se han controlado 4.000 operaciones comerciales, y ha recibido 111 denuncias de operadores y asociaciones.

Tras la correspondiente fase de investigación, el organismo adscrito al Ministerio de Agricultura ha incoado 270 expedientes sancionadores (el 21% del total de inspecciones), de los que 108 han sido archivados y 162 siguen adelante. De estos últimos, la gran mayoría (el 71%) han recaído en empresas de distribución alimentaria, tanto mayoristas como minoristas, mientras que la industria alimentaria ha concentrado el 25% de los expedientes. El 4% restante ha correspondido a productores.

Si analizamos los 162 expedientes por el tipo de infracción cometida, se observa que la más frecuente (el 57% de los casos) es el incumplimiento de plazos de pago, mientras que en un 24% de las ocasiones las empresas han sido expedientadas por no remitir a tiempo la documentación requerida por la propia AICA. Por sectores, del total de procedimientos sancionadores iniciados por la Agencia de Información y Control Alimentarios, las compañías de frutas y hortalizas acaparan el 57%, las de aceite el 19% y las del sector lácteo el 16%. Por último, cabe recordar que la cuantía de las multas puede oscilar entre los 3.000 y el millón de euros.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Distribución

Sobre el autor:

ProfesionalRetail es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector de la distribución y la industria alimentaria. En nuestro portal le facilitaremos información práctica e imprescindible para impulsar su negocio.

Escribe un comentario

*