La industria alimentaria y la distribución expresan su temor ante una posible subida de impuestos

Los sectores que integran la cadena agroalimentaria –primario, industria y distribución–, así como la hostelería, han expresado en un comunicado de prensa su malestar ante la posibilidad de una nueva subida de los impuestos especiales, medida que a su juicio se traduciría en un retraimiento del consumo.

ConsumoEste mismo efecto negativo se obtendría también con una reclasificación al alza del IVA, o de los impuestos que gravan específicamente a la actividad del sector, tal y como manifiestan en la nota algunas de las principales asociaciones agroalimentarias y hosteleras de nuestro país: Fiab, Aecoc, Promarca, Anged, Aces, Asedas, Fehr, Marcas de Restauración y Cooperativas Agroalimentarias.

Según estas agrupaciones, el incremento reciente del PIB y el empleo en España es consecuencia del repunte del consumo interno de los hogares. En este sentido, un incremento de la presión fiscal en los bienes de consumo repercutiría negativamente en el nivel de renta y el poder adquisitivo de los ciudadanos, así como en el sector turístico, lo que pondría en peligro la recuperación económica experimentada en los últimos meses.

Por eso, las empresas agroalimentarias y hosteleras consideran que “es imprescindible mantener cuanto menos el ‘statu quo’ de los impuestos que recaen sobre el consumo”. Asimismo, señalan que, en su opinión, “la lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida, que en España supera el 18% del PIB, así como el control del gasto público” serían medidas que sí contribuirían a “incrementar la eficiencia y competitividad de toda la economía en su conjunto.

La asociaciones antes citadas cierran su comunicado subrayando, una vez más, que “una subida fiscal centrada en el IVA y los impuestos especiales no haría sino penalizar a las economías domésticas y contraer la demanda, con el consecuente impacto sobre el empleo y la actividad empresarial”. “Es importante no penalizar a los sectores más competitivos y estratégicos de nuestra economía, pues son ellos los que generan riqueza, empleo y bienestar”, concluyen.

Las empresas que integran la cadena agroalimentaria de nuestro país, así como el sector de la restauración, alcanzaron, según el INE, una producción de 480.000 millones de euros en 2015, aportando de forma agregada a nuestra economía un valor añadido de 220.000 millones de euros, lo que supone más del 20% del PIB. Además, dan empleo a 5.700.000 personas, cifra que representa prácticamente el 30% del total del empleo nacional.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Escribe un comentario

*