Diferencie su tienda o su marca a través del marketing olfativo

Asociar una fragancia al packaging de un producto o al ambiente de un establecimiento puede contribuir a aumentar las probabilidades de compra por impulso y conseguir que la estancia en su tienda perdure en la memoria del consumidor.

Marketing olfativoEl marketing sensorial está en auge en los últimos tiempos, por lo que marcas y retailers se afanan por diferenciarse a través de las emociones que despiertan sus productos y establecimientos en los sentidos del consumidor. Dentro del marketing sensorial, una de las posibilidades más novedosa y que está ahora había pasado prácticamente desapercibida para muchas empresas es el empleo del olor para aumentar el engagement con el consumidor.

Y es que el olfato es uno de los sentidos que más potencia el recuerdo en la memoria. Por ello, plantéese la siguiente reflexión: ¿a qué huelen sus productos o su punto de venta? Si no tiene una fragancia definida, no pierda la oportunidad de enganchar a sus clientes a través del olfato.

Son numerosas las empresas españolas que están empezando a reforzar su imagen de marca y su experiencia de compra mediante la asociación de sus tiendas y productos a fragrancias que recuerdan a momentos placenteros como un beso o un momento relajado. Un ejemplo es Zara Home, cuyos puntos de venta cuentan con ambientadores que emanan una fragancia propia que, además, también se puede adquirir en la tienda. Otra empresa que emplea el olor para atraer clientes es Starbucks, la popular cadena de cafeterías que no solo desprende el aroma de sus cafeteras, sino que también cuenta con un sistema que transmite el intenso olor del café recién molido a todo aquel que pasa por sus establecimientos.

Y es que el olfato es capaz de hacer sentir un estado de ánimo distinto en función del aroma: así, a través de los sentidos se puede transmitir optimismo, energía, relajación o placer. Olores como la canela, por ejemplo, nos traen aromas navideños y del hogar, de ahí que el famoso té de navidad lleve mucha canela y que en Navidades se disparen las ventas de velas con olor a canela o vainilla, aromas invernales que aportan sensación de calor y confort.

Para Sandra Iruela, experta en diseño de fragrancias y marketing olfativo y responsable de la escuela de perfumería internacional Sandir, “sumar una fragancia a tu packaging, a tu espacio (negocio) aumenta las probabilidades de compra por impulso”. Esta realidad no ha pasado desapercibida para los expertos en marketing de Estados Unidos, país donde está en boga asociar un olor a las marcas, especialmente las relacionadas con el sector del “lifestyle”. Porque transmitir ciertas sensaciones como el optimismo, la energía o la relajación son fundamentales no sólo para generar un ambiente propicio que impulse las ventas,  sino también para crear un recuerdo positivo de la compra y establecer un vínculo emocional más robusto entre la marca y el consumidor que perdurará en la memoria.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Marketing

Sobre el autor:

ProfesionalRetail es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector de la distribución y la industria alimentaria. En nuestro portal le facilitaremos información práctica e imprescindible para impulsar su negocio.

1 comentario "Diferencie su tienda o su marca a través del marketing olfativo"

Trackback | Comments RSS Feed

  1. El marketing olfativo nos vende la idea que los recuerdos olfativos disparan emociones, recuerdos y sensaciones lo que es verdad y siempre explican el caso de las palomitas donde está demostrado que antes de la sesión de cine difundir el olor a palomitas recién hechas aumenta las ventas.
    Percibimos el mundo a través de los sentidos, sin duda los olores forman parte de nuestra vida, también es fácil constatar que hay olores, que se pueden decir “generalistas” como en el caso de las palomitas o el olor a pan recién horneado a casi todo el mundo le gusta, de otro lado también hay olores que a nadie le gusta, la cuestión es dónde está la frontera entre una cosa y otra, hay personas que les encanta el olor a rosas, yo no lo soporto, me recuerdan a velatorios, hay clientes y personal de las tiendas que se quejan de las fragancias por saturación, dolores de cabeza y de la química pues no saben lo que están respirando (falta regulación). A estas fragancias las visten de marketing olfativo, logotipo olfativo o sello olfativo y otras, son como mucho ambientadores personalizados que en absoluto pasaron por un proceso de análisis científico o empíricos y sí por la casuística del vendedor de la fragancia y de sus vaporizadores que por cierto dan bastantes problemas.

Escribe un comentario

*