Claves para entender al consumidor post-crisis

¿Cómo es el consumidor actual? ¿Planifica su compra o se deja llevar por las promociones? El informe “Nielsen 360”, elaborado por Nielsen, descubre los rasgos del nuevo consumidor post-crisis.

Cómo es el consumidor post-crisisTras la crisis económica ha surgido un nuevo perfil de consumidor que se caracteriza por tener unos hábitos de consumo muy dispares. El informe “Nielsen 360”, elaborado por la consultora Nielsen, ofrece algunas claves para conocer mejor a este perfil de comprador, imprescindibles para acercarse a él y saber qué ofrecerle.

¿Cómo es el consumidor post-crisis?

  • Es bipolar. El nuevo comprador planifica su compra, pero en la tienda acaba incorporando a la cesta productos que inicialmente no tenía previstos. Esta actitud, definida por los expertos de la consultora Nielsen como “bipolar”, es una práctica cada vez más habitual entre los compradores. En concreto, la practican siete de cada diez consumidores, según se extrae del informe “Nielsen 360”. Además, algo más de un 40% de consumidores afirma tener un presupuesto muy ajustado y solo compra lo que necesita, mientras que otro tanto cumple con sus rutinas y se lleva casi siempre lo mismo.
  • Se mantiene hipersensible al precio. En los últimos años, el consumidor ha desarrollado una hipersensibilidad al precio que implica que dos terceras partes de los consumidores afirme conocer el precio de todos o la mayoría de los productos. Asimismo, son especialmente sensibles a las promociones y el 38% de ellos busca activamente las ofertas en su lugar de compra habitual, llegando incluso a cambiar de tienda si encuentran precios más atractivos en otro establecimiento. “El consumidor planifica la compra, busca el ahorro y, al mismo tiempo, es capaz de gastarse más en productos de más valor, como aquellos que percibe como saludables, y que le proporcionan un bienestar que echaba en falta en los últimos años”, destaca Gustavo Núñez, director general de Nielsen Iberia.
  • Valora la relación calidad-precio. El precio no lo es todo, el consumidor actual valora la relación calidad-precio que ofrece su establecimiento habitual, si bien esta característica ha pasado a un segundo plano, siendo la rapidez y comodidad a la hora de hacer la compra uno de los aspectos más valorados a la hora de elegir un comercio.
  • Gasta más. Los hogares españoles gastarán de media un 1% más, no obstante trastarán de controlar este gasto acudiendo más veces a la tienda, lo que repercutirá en el ticket medio, que será menor por cada acto de compra. Así, en 2015 la frecuencia de visitas aumentó un 1,6%, mientras que el ticket medio descendió un 0,6%.
  • Prefiere el supermercado de proximidad. Este formato es el que más creció en 2015, un 0,5% con respecto al año anterior. El hipermercado también recobra su pulso tras la caída de ventas provocada por la crisis, especialmente por el impulso de las categorías de no alimentación.
  • Recurre a los supermercados online para las compras de “maletero”. El comercio electrónico continuará muy vinculado a la compra de productos de alimentación envasada como leche, zumos, etc. así como a otros productos de carga como pañales o alimentos para mascotas. Su peso se mantendrá residual en alimentación fresca, con un peso sobre las ventas del 0,3%. No obstante, el estudio de Nielsen destaca que la red es un canal clave para informarse. El 60% accede a la web de un distribuidor para mirar ofertas, mientras que un 24% recurre a estos sites para buscar información de productos.

 

 


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Sobre el autor:

ProfesionalRetail es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector de la distribución y la industria alimentaria. En nuestro portal le facilitaremos información práctica e imprescindible para impulsar su negocio.

Escribe un comentario

*