¿China comunista, o China consumista?

El mercado del retail es el principal beneficiado de la apuesta del gobierno del país asiático por basar su crecimiento en el consumo

centro comercial China

En China hace años que el comunismo y el consumismo conviven en armonía. Las cifras de ventas del sector del retail aumentan mes a mes, gracias a la política del Gobierno chino de incrementar su PIB apostando por la economía de servicios al consumidor. En 2015, por ejemplo, las ventas alcanzaron los 400.000 millones, un 11% más que en 2014. A mediados del pasado mes de junio se celebró en Shanghai la feria Retail Real Estate Market, promovida por MAPIC, que sirvió para conocer las principales tendencias que caracterizan este nuevo mercado emergente.

En la cita de Shanghai se llamó la atención sobre la creciente inversión en el mercado online-to-offline chino, ya que se considera que este método agrupa lo mejor de ambos sistemas. Asimismo, se apuntó que el consumidor chino es más leal a los precios que a las marcas, lo que está obligando a estas últimas a rediseñar sus estrategias para coincidir con las necesidades de los clientes. Además, se destacaron dos nichos de mercado interesantes para las empresas: Por un lado, con la abolición de la ley de ‘un hijo por pareja’, que permite ampliar el núcleo familiar a dos hijos, las ventas de productos para bebé van en aumento. Por otro lado, se espera un aumento de la importancia de los smartphones, cuyo uso crecerá en función del uso que le den los consumidores para buscar y comprar productos.

El Gobierno de Xi Jinping quiere que sus ciudadanos consuman, pero a poder ser, productos nacionales. Por eso, recientemente ha modificado la ley de impuestos, que implica, entre otras cosas, que los bienes adquiridos online pasarán a ser considerados importaciones y que el número de artículos libres de impuestos que pueden comprar los turistas chinos también ha disminuido. El mercado de bienes de lujo será el que más notará este nuevo impuesto, ya que el 78% de los artículos de este tipo que adquiere el consumidor chino son comprados fuera del país, ya sea online o viajando.

De todas maneras, el informe Globe Shopper Report: China Edition, elaborado por la consultora Global Blue, muestra que los viajeros chinos son cada vez más reticentes a la hora de gastar estando de vacaciones. El informe revela que, si bien el consumo libre de impuestos había aumentado un 58% en 2015, el mismo ha disminuido de manera constante a lo largo de este año. En marzo, por ejemplo, se desplomó un 24% tras un lento crecimiento en los meses anteriores. La amenaza del terrorismo y los cambios de la regulación en la emisión de los visados Schengen podrían ser culpables de dicha bajada.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Sobre el autor:

ProfesionalRetail es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector de la distribución y la industria alimentaria. En nuestro portal le facilitaremos información práctica e imprescindible para impulsar su negocio.

Escribe un comentario

*