Aurelio del Pino: “El consumidor es quien decide qué tipo de comercio quiere”

Entrevista con Aurelio del Pino, director general de la Asociación Española de Cadenas de Supermercados, ACES.

Los supermercados se enfrentan a un escenario marcado por una fuerte competitividad e importantes cambios normativos, económicos y de consumo que condicionan el presente y el futuro del sector. Aurelio del Pino, director general de la Asociación Española de Cadenas de Supermercados, ACES, reflexiona para los lectores de Profesionalretail.com sobre alguno de los temas que más preocupana las empresas del sector.

Los últimos datos de consumo muestran una tendencia positiva, ¿podemos decir que 2015 será el año de la recuperación del consumo?

Los análisis de las principales empresas de estudios de mercado pronostican, efectivamente, un crecimiento del consumo de base alimentaria en torno al 2.5%. Este dato es, en cierta medida, coherente con la recuperación y previsiones de la economía española y con la mejora de los datos de confianza de los consumidores.

¿Qué efectos tendrá esta recuperación en el ámbito de las cadenas de supermercados?

Los efectos van a ser positivos y no sólo para nuestra propia actividad, sino para el conjunto de la economía, ya que nuestro sector ejerce una función tractora sobre el conjunto de la actividad económica. En este sentido, ya en 2014 indicábamos que la verdadera recuperación económica vendría de la mano de la recuperación de los niveles de consumo privado de los hogares.

Los supermercados están evolucionando en paralelo al cambio de hábitos de consumo de las familias. Se renuevan formatos, se apuesta por el producto fresco y local y por la expansión en régimen de franquicia, ¿cree que la distribución avanza por buen camino?

Desde las cadenas de supermercados se sigue con mucha atención los cambios en los hábitos y necesidades de los hogares. Realmente nuestra actividad no consiste tanto en vender productos sino en dar solución a las necesidades que se plantean en el día a día de los consumidores y estas soluciones pasan por el diseño de surtidos, los horarios, las facilidades de compra y los servicios complementarios. El comercio es servicio o no lo es.

Nuestra actividad no consiste tanto en vender productos sino en dar solución a las necesidades que se plantean en el día a día de los consumidores.

Nuestra actividad consiste en dar solución a las necesidades que se plantean en el día a día de los consumidores.

Asistimos al crecimiento y expansión de algunas cadenas de supermercados que no dejan de abrir nuevos locales por todo el país. Sin embargo, el consumo no crece al mismo ritmo, ¿es sostenible este crecimiento?

Lo que se está produciendo, desde la eliminación de las trabas legales a la apertura de nuevos establecimientos, es el dimensionamiento de las redes de acuerdo con los criterios empresariales y no con los criterios del legislador. Desde ACES, defendemos la libertad de todas las empresas para decidir sobre sus planes de expansión. Son ellas las que están arriesgando sus recursos y, por lo tanto, entendemos que hay que respetar sus decisiones sin establecer trabas de carácter normativo.

El supermercado mediano ha sido el que mejor ha resistido durante los años de crisis frente a formatos como el hipermercado. ¿Cree que esta tendencia se mantendrá en el futuro?

El consumidor es quien decide qué tipo de comercio quiere. Nuestro sector es muy competitivo y cada empresa y formato tienen unos modelos y atractivos comerciales propios, pero es el consumidor el que tiene la última palabra.

El consumidor es quien decide qué tipo de comercio quiere.

Con frecuencia, la distribución es acusada de prácticas abusivas por parte de fabricantes y productores, como la venta a pérdida o la excesiva presión en cuestión de precios a sus proveedores, ¿es esto cierto? ¿a qué se debe esta situación?

Aurelio del Pino_entrevistaEsta cuestión ha sido ya analizada en profundidad por la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia que en octubre del 2011 presentó un informe exhaustivo. En sus conclusiones, a modo de resumen, señalaba que la mayoría de las prácticas de negociación que se habían denunciado como abusivas habían tenido un efecto pro-competitivo y de mejora de la eficiencia de la economía.

Este mismo informe destacaba también que la única cuestión fundamental a regular en los eslabones previos de la cadena era la contractualización de las relaciones por escrito que es, precisamente, el eje fundamental de la Ley de Mejora de la Cadena Alimentaria.

El pasado 13 de diciembre de 2014 entró en vigor el nuevo reglamento sobre etiquetado, ¿cómo ha afectado la nueva normativa a la distribución española?

En la Asociación y en las empresas veníamos trabajando para adaptar la información al consumidor a los requisitos del nuevo reglamento desde el mismo momento en que fue presentado al Parlamento y al Consejo Europeo por la Comisión. Es decir, llevamos casi 6 años trabajando en interno para evaluar su aplicación y por este motivo a nuestro sector no le ha cogido por sorpresa.

El reglamento introduce muchos cambios especialmente en lo que se refiere a la lista de ingredientes obligatorios, la información sobre alérgenos y la información nutricional. Sin duda uno de los aspectos más complejos ha sido el de la adaptación de la venta online porque para ello necesitábamos contar con la colaboración de las industrias y, si bien la gran mayoría ya estaban preparadas, algunos proveedores todavía no habían acabado de adaptar sus sistemas informáticos para el intercambio de datos.

Uno de los aspectos más complejos de la entrada en vigor del nuevo reglamento sobre etiquetado has sido el de la adaptación de la venta online.

A pesar del auge imparable del comercio electrónico en sectores como el turístico o el textil, el despegue de la venta online de alimentación es aún discreto. ¿Cuáles son las barreras que encuentran los supermercados a la hora comercializar sus productos a través de Internet?

Nuestro sector es muy eficiente y hemos sabido hacer llegar a las tiendas una selección que en términos de amplitud y profundidad de surtido y de precios es muy competitiva. Además, a través de la ampliación de los horarios comerciales (especialmente en regiones como Madrid), y del reparto a domicilio cada vez más generalizado y adaptado a las necesidades de los clientes, conseguimos ofrecer una solución muy competitiva con el comercio electrónico. No obstante, nuestras empresas son cada vez más conscientes de que el comercio multicanal u omnicanal es la solución para el futuro y por eso siguen siendo áreas prioritarias de inversión.

Servicios como la ampliación de horarios o el reparto a domicilio han conseguido que los supermercados sean una solución muy competitiva con el comercio electrónico.

La inversión en innovación por parte de fabricantes y distribuidores ha caído en picado durante los últimos años. Los fabricantes culpan a la distribución por su falta de apoyo a los nuevos lanzamientos, muchos de los cuáles no encuentran espacio en los lineales de las cadenas. ¿Considera justa esta acusación?

Entiendo que cada empresa tiene su propio modelo comercial y desde la asociación defendemos la libertad de todos los operadores para definir su política de surtido y de referenciación. Existen limitaciones de espacio que derivan del régimen de licencia de apertura y que han conformado un parque comercial que posiblemente hubiera sido distinto si no hubieran existido. El espacio en el lineal es reducido y por lo tanto la capacidad de referenciación no es infinita. No obstante, no todas las cadenas tienen las mismas políticas y es labor de la industria alimentaria el buscar los aliados más adecuados para cada una de las innovaciones.

Es labor de la industria alimentaria buscar los aliados más adecuados para cada una de las innovaciones.

Con respecto a la marca de distribución, 2014 ha sido el primer año en el que la MDD no ha crecido, ¿nos encontramos ante el inicio de un cambio de tendencia en el consumo?

Había muchos factores explicativos de esta situación, pero la neutralidad que tenemos que mantener desde la asociación respecto de estas cuestiones sólo nos permite afirmar que finalmente es el consumidor el que tiene la última palabra y es en cada lineal donde realmente se produce la competencia entre marcas.

Mucho se ha hablado de los cambios del consumidor: nuevos perfiles de compradores que demandan productos ecológicos, saludables, funcionales, etc. ¿cómo cambiará el surtido de los lineales en los próximos años si tenemos en cuenta factores como el envejecimiento de la población, la preocupación por la salud o la inmigración?

Ciertamente, éste es el reto fundamental del sector, el poder adaptarse a todos y cada uno de los clientes. Creemos que hay un campo abierto muy grande para la innovación en el servicio y para la diferenciación de las distintas estrategias comerciales. A partir de aquí, el reto de las empresas es poder adaptarse.

¿Cuáles serán los grandes retos a los que se está enfrentando el sector de la distribución este año?

El más importante, sin duda, será el de la recuperación de los niveles de consumo en un marco que va a seguir condicionado por la evolución de los precios de los productos agroalimentarios.

Aurelio del Pino_entrevista


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: A fondo, Entrevistas

Sobre el autor:

ProfesionalRetail es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales del sector de la distribución y la industria alimentaria. En nuestro portal le facilitaremos información práctica e imprescindible para impulsar su negocio.

Escribe un comentario

*